Obra Imprimir E-Mail

Costa i Llobera nos dejó siete colecciones de poesías en catalán y un libreto de versos castellanos. La obra en prosa abarca, sermones, discursos, artículos y varias colecciones de cartas a diversos destinatarios.

Tanto por el Diario como por dichos Epistolarios que han dado lugar a numerosos estudios sobre su persona y obra  de forma que actualmente, Costa i Llobera se ha convertido en la figura más conocida de la Historia de Mallorca. 

 

Destacan sus poesías juveniles de gran fuerza y originalidad y entre ellas “EL PI DE FORMENTOR”, que hace del árbol luchador un símbolo, tanto del genio que se asoma al infinito, como del espíritu fuerte que ha de fijar sus raíces en las alturas de Dios.

Como “oda” (o canto) es una de las mejores que jamás se han escrito. Se ha traducido a muchos idiomas y es objeto de interpretaciones plásticas y musicales. También debemos citar “L’Arpa” bella alegoría de la Renaixença de la Lengua Catalana en el siglo pasado. 

Costa i Llobera ensalza el paisaje, como obra o poema del Creador; la poesía como una virgen celestial; los sentimientos más puros del corazón y los valores positivos de la Tradición: en piezas líricas, poemas épico-históricos y en himnos religiosos o de peregrinación. 

Enamorado del mundo greco-latino y formado en estas culturas, rinde tributo a la Gracia, suponiendo –en la sublime fantasía “La Deixa del Geni Grec”-  que el poeta Homero (o Melesigeni) llegó a Mallorca y nos dejó su lira para fecundar nuestra inspiración, simbolizada por la sacerdotisa prehistórica Nuredduna. Y rinde tributo a los romanos, fundadores de Pollentia (nombre del cuál es heredera la actual villa de Pollensa), escribiendo poemas seún los ritmos y estrofas del maestro latino Horacio:

Son las famosas Horacianas, un de los buenos libros de la poesía catalana. 

SINTESIS 

Costa i Llobera fue persona de extensa cultura que nutría y potenciaba sus dotes intuitivas de poeta.

Este bagaje intelectual no lo ahoga: Costa siempre es sencillo y sano, luminoso y musical, lleno de fuerza plástica y descriptiva con gran dominio del lenguaje. 

Paralelamente, como hombre y como sacerdote fue, entre entusiasmos y desáminos, ejemplo de bondad y virtud, en tal grado que la Iglesia está examinando minuciosamente su vida y actos para proponerlo como modelo de cristiano. 

Tenemos, pues en ola figura de Miguel Costa i Llobera, la unión de un gran poeta y de un gran cristiano, cuyo conocimiento resulta muy agradable y formativo. 

Actualmente su obra completa publicada en 1947, por iniciativa de la Fundación Rotger Villagonga, es objeto de una Edición Crítica que constará de10 tomos (de los que en el 2007 ya han aparecido tres: “Poesies -1885”, “Liricas”, obra castellana, i “De l’agre de la terra”).

 
< Anterior   Siguiente >